INJERTO DE ENTRADAS DESDE 1990€ POR TIEMPO LIMITADO

Joven morena juega con su cabello que es abundante, mientras sonríe y tiene sus ojos cerrado.

Todo sobre el ciclo capilar y la solución a la pérdida de cabello

Comprender el ciclo capilar es fundamental para la salud del pelo y, en contraparte, para abordar la pérdida del mismo.

Y es que, es este proceso biológico, que está en constante movimiento, el que revela los secretos del crecimiento y la renovación del cabello.

Si quieres combatir la caída del cabello para disfrutar de un pelo sano y abundante, profundizar en el ciclo capilar es por donde debes empezar. 

¡Vamos a ello!

Ciclo capilar: la base para un pelo sano

El ciclo capilar, compuesto por las fases anágena, catágena y telógena, representa el proceso continuo y cíclico de crecimiento, transición y reposo del cabello en el folículo piloso, determinando la duración y calidad del mismo.

El ciclo capilar es un proceso continuo.

Entonces, para evaluar la salud del cabello es imprescindible comprender las fases del mismo. 

Fase anágena o de crecimiento

Durante la fase anágena, el cabello experimenta su etapa de crecimiento activo.

  • Las células de la matriz capilar se dividen rápidamente, generando nuevas células capilares que impulsan el alargamiento del folículo.

Esta fase puede durar entre dos y siete años, y es esencial para un cabello fuerte y robusto, ya que la matriz del folículo está activa y genera nuevas células capilares.

Puedes identificar esta fase mirándote al espejo, los cabellos más cortos que los demás son los que estarán en crecimiento. 

Fase catágena o de transición

La fase catágena marca la transición entre el crecimiento activo y el reposo.

Durante esta etapa, que dura aproximadamente de dos a tres semanas, la actividad celular disminuye, y el folículo se contrae y se separa del suministro sanguíneo, deteniendo la producción de nuevo cabello.

Si bien es una fase breve en comparación con la anágena, es esencial para la renovación y preparación del folículo para las etapas siguientes.

Fase telógena o de reposo

La fase telógena es el período de descanso para el cabello.

  • En esta fase, el folículo capilar se encuentra inactivo, igualmente el cabello que, de hecho, permanece inactivo alrededor de tres meses.

Pasado este tiempo, el cabello viejo se desprende y el ciclo comienza nuevamente con la fase anágena.

Es importante saber que alrededor del 10-15% de los cabellos en el cuero cabelludo están en esta fase, es decir, mientras algunos cabellos crecen otros se caen.

Gráfico de las fases del ciclo capilar
Fases del ciclo capilar

Entonces, la fase anágena se identifica por el crecimiento activo del cabello.

Durante la fase catágena, el cabello puede parecer más débil y comienza a separarse del folículo.

En la fase telógena, se produce la caída del cabello antiguo, dejando espacio para el inicio de un nuevo ciclo.

Como la imagen lo refleja, esta es la mejor forma de identificar las fases del cabello. 

Mejores tratamientos para un cabello sano

Ahora que hemos explorado las complejidades de la fase capilar, es importante considerar los tratamientos que promueven la salud, densidad y crecimiento del cabello.

Mesoterapia capilar

En la mesoterapia capilar se aplican nutrientes esenciales directamente en el cuero cabelludo.

  • Este tratamiento proporciona a los folículos capilares los nutrientes necesarios para fortalecer el cabello y estimular el crecimiento.

La mesoterapia capilar es efectiva para combatir la pérdida de cabello ya que mejora la microcirculación y proporciona a las estructuras capilares vitaminas y minerales esenciales.

Bioestimulación capilar

Esta técnica implica la aplicación de factores de crecimiento y sustancias biológicas que revitalizan los folículos capilares.

La bioestimulación capilar promueve la regeneración celular y estimula la actividad de los folículos, contribuyendo a un ciclo capilar saludable y sostenible.

Por otro lado, hay hábitos que puedes incorporar a tu rutina y que influyen de manera directa en un cabello sano, por ejemplo:

  • Cuidado nutricional: una dieta equilibrada rica en proteínas, hierro, zinc, vitaminas A, C, D y E, esencial para el crecimiento y la salud capilar.
  • Cuidado diario: lavado suave y regular del cabello con productos adecuados para tu tipo de cabello y cuero cabelludo.

Injertos Capilares: una solución permanente

Los injertos o implantes capilares son una solución ante la pérdida de densidad y la incapacidad de producir pelo nuevo y sano, ya que permite recuperar la densidad capilar. 

¿Cómo funciona este tratamiento?

El injerto capilar implica la extracción de folículos pilosos de áreas donantes y su trasplante en las zonas afectadas. Es decir, se extrae el folículo de las áreas donde hay cabello sano y se implanta en las zonas donde ya no crece cabello.

Esta cirugía, que es mínimamente invasiva y se considera ambulatoria, proporciona resultados naturales y duraderos. 

El injerto capilar es la solución definitiva a la pérdida de cabello.

Antes y después del injerto capilar, en el antes hay entradas sin cabello, en el después el paciente recupera la densidad capilar.

Ahora, para determinar cuál es el tratamiento que necesitas y que mejores resultados puede darte debes visitar a un profesional.

Este estudiará tu caso a fondo y, a partir de la condición de tu cabello, te guiará hacia el mejor tratamiento, que puede ser la mesoterapia, bioestimulación o los implantes capilares.

¿Estás perdiendo el pelo?

La pérdida de cabello puede manifestarse de diversas maneras.

Si experimentas alguno de estos síntomas o estás preocupado por la pérdida capilar, es esencial que visites a un profesional.

  • Alopecia difusa: pérdida generalizada y uniforme de cabello en el cuero cabelludo.
  • Pérdida de cabello en parches, también llamada alopecia areata, dejando áreas calvas en el cuero cabelludo.
  • Pérdida gradual de volumen: reducción progresiva de la densidad capilar con el tiempo.
  • Afinamiento o debilitamiento del cabello: es decir, el cabello se vuelve más delgado y frágil, con un aumento de la caída diaria.
  • Entradas recesivas o calvicie en la coronilla: es la reducción significativa del cabello en la línea frontal o en la parte superior de la cabeza.

Recuerda, la detección temprana y la atención personalizada son claves para abordar la pérdida de cabello de manera efectiva.