INJERTO DE ENTRADAS DESDE 1990€ POR TIEMPO LIMITADO

alimentación

RELACIÓN ENTRE ALIMENTACIÓN Y PÉRDIDA DE CABELLO

¿Hay una relación entre la caída del cabello y la alimentación? En más de una ocasión han hecho esta pregunta a nuestros expertos en medicina capilar, y es que a la hora de cuidar de nuestra salud capilar es importante tener en cuenta todos los factores que influyen. La alimentación y nuestro ritmo de vida pueden influir notablemente en cómo se ve el estado de nuestro pelo, e incluso agravar situaciones como que haya una mayor pérdida de densidad en el cabello.

 

Al igual que hay una relación entre la caída del cabello y el estrés, también lo que comemos y nuestra forma de alimentarnos influye positiva o negativamente en cómo va a verse nuestro cabello. El cabello sigue su propio ciclo capilar, estando en constante regeneración. Aunque hay tipos de alopecia que provocan que esta caída sea permanente, también hay factores externos que influyen en cómo se ve nuestro cabello y hacen que caiga o pierda más densidad de lo habitual.

 Un enfoque complejo

Uno de estos factores es la alimentación, algo que no sólo afecta a la salud capilar, sino a la de todo nuestro organismo. Cuando no se come adecuadamente, podemos propiciar que aumente la caída del cabello. Por otro lado, el estrés, la alimentación e incluso el embarazo o la menopausia influyen en nuestro pelo. Si no se sigue un ritmo de vida saludable podemos notar una pérdida de densidad del cabello o incluso una caída notable.

 

Es fundamental tener en cuenta una cosa: comer bien no va a impedir por completo que se caiga el pelo. En el caso de tener factores genéticos, o algún tipo de alopecia presente, esto va a seguir ocurriendo y es necesario acudir a especialistas en medicina capilar. La forma en que nos alimentamos puede ayudarnos a que la caída del cabello no se agrave. Pero esto no hará que crezca el pelo en aquellas zonas que están por ejemplo afectadas por la alopecia androgenética.

 

Aun así, independiente de cuál sea tu caso, siempre es recomendable seguir una buena alimentación y acudir a especialistas tanto en alimentación como en salud capilar. Ellos puedan ayudarte a elegir los mejores tratamientos y ritmos de vida adaptados a tu caso. Por último, la vitamina C, A, la biotina, el hierro y el ácido fólico guardan relación directa con la prevención ante la caída de cabello.